Swinging on the Clouds

… pero me equivocaba. Unos días después, el cielo volvió a encapotarse y a colorearse de gris. Comenzó a llover. Abrí la ventana, como siempre hacía para que el olor a lluvia inundase mi hogar y continué leyendo el libro que en esos momentos tenía sobre mi mesilla (por enésima vez releía uno de mis favoritos de Barco de Vapor azul). Levanté la vista por encima del libro un momento y allí estaba de nuevo: ¡Claude había vuelto!

Desde entonces, sigue viniendo de visita, unas veces cada poco y otras veces de cuando en cuando. Dice que le encanta venir a mi casa porque le preparo infusión de frutos rojos, porque encuentra cosas bonitas y curiosas, por la música, por los cuentos con finales felices y, sobre todo, porque le enseño curiosidades de la vida en la tierra. Algo que para nosotros puede ser anodino y rutinario, Claude lo encuentra extraordinario. A mí me encanta estar con Claude, porque me enseña a recordar que un día fui una niña y reaprendo a ver el mundo como solía hacerlo, a través de sus ojos, con curiosidad, con ilusión, valorando las pequeñas grandes cosas.

Swinging_on_the_Clouds

Otras veces, voy a visitar a Claude yo misma. Cuando me pierdo en mis pensamientos y sueño despierta, sin darme cuenta, comienzo a correr, como para coger impulso y, en un momento dado, mis pies comienzan a despegarse lentamente del suelo y, volando, subo hasta el cielo donde me espera Claude. Y en ese lugar, entre la vigilia y el sueño es donde aparecen ideas tan descabelladas como esta de escribir un blog contando nuestras aventuras. Mi imaginación se despierta allí, mientras estoy casi dormida, en compañía de Claude, paseando por las nubes.

Cenefa Claude

Nota: Ilustración Tummy Mountain Art.

Anuncios

2 pensamientos en “Swinging on the Clouds

  1. ¡Qué maravilla! Ojalá todos dedicásemos un ratito a no olvidarnos de ese niño que llevamos en nuestro interior, a visitar a Claude también! Yo adoto también las infusiones de frutos rojos y los finales felices, cualquier día te hago una visita 😉
    Besos rojos por doquier!!!

    Me gusta

  2. Pingback: Con los pies en la tierra y la cabeza en las nubes | Claude the Cloud

Déjanos tu comentario acerca del post! Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s