It’s beginning to smell a lot like CHRISTMAS

Érase una vez un 26 de noviembre a las 7 de la tarde. El frío se ha instalado en la ciudad y, cuando respiras, ves como una nube de vaho se dibuja delante de tu nariz. Otra nube,  Claude, se encuentra en el cielo dispuesta a presenciar el espectáculo que se repite cada año. Esta vez, ha querido presenciarlo aquí, conmigo. Menuda suerte la mía poder verlo desde el cielo! De pronto, plim!! Las luces de la Navidad se encienden en la oscuridad y la magia se va apoderando, calle a calle, plaza a plaza, de la ciudad entera. El virus de la Navidad ha despertado. El bichillo en cuestión habita en cada una de las bombillas de las luces de Navidad, en ese alambre retorcido de dentro de la bombilla. Al encenderse las luces navideñas, el virus de la Navidad, que está allí tan tranquilo durmiendo a patita suelta, tiene un calambre y abre los ojos. Se despereza consiguiendo que las bombillas brillen todavía más. Como se aburre allí solo dentro de la bombilla decide salir a pasear. Viaja a través de la luz de la Navidad y contagia a todas las personas, animales y cosas que puede. Si nos fijamos mucho, seguro que estos días podemos verlo, pequeñito, entre la luz y el frío del invierno.

Jean Romain Roussel

Photo: Jean Romain Roussel. Quebec (Canada)

Y, de repente, es mucho más fácil creer, volvemos a ser niños y recuperamos la fe y la ilusión que se pierde con los años. El mundo se convierte en un lugar más habitable, en un mundo mejor. Volvemos a creer en Papá Noel y los Reyes Magos y, aunque ya sepamos quienes son, tenemos la esperanza de que nos traigan lo que pedimos (aunque sea algo improbable). Creemos en que es posible cambiar algunas cosas de nuestro mundo, y aunque sea a pequeña escala, lo intentamos. Nos reunimos con nuestra familia y nos recordamos quienes somos, en realidad. Navidad es el momento de intentar conseguir lo imposible. Todo está permitido, porque estamos enfermos de Navidad, el bichito de las bombillas ha anidado en nuestro organismo. Detectaremos quien ha sido infectado porque se le verá más feliz, ilusionado y, sobre todo, porque creerá en que todo es posible. Si no se puede hacer en Navidad, ¿Cuándo se puede?

El 7 de enero, de madrugada, las luces de la Navidad se apagarán y el virus volverá a dormir en el alambre retorcido de la bombilla hasta la Navidad siguiente. Lanzo una cuestión cósmica al vacío… Si el virus de la Navidad es el único virus bueno que existe… ¿por qué todavía no se ha inventado la vacuna para provocar la enfermedad?? Así cada día sería NAVIDAD!!!!

Para terminar, como siempre, un poco de música. El videoclip “Christmas Lights” de Coldplay. Parece un poco triste, pero como decía más arriba, la Navidad, trae esperanza…

Cenefa Claude

Anuncios

Un pensamiento en “It’s beginning to smell a lot like CHRISTMAS

  1. ¡vaya post más bonito! Adoro la Navidad y me encantaría ser Claude para ver el encendido a vista de “nube” en este caso 😉
    Ojalá que fuésemos capaces de mantener vivo todo el año el espíritu de la Navidad.
    Me encanta la foto que has adjuntado en el post, ¡es de cuento!
    Besos rojos por doquier 😉

    Me gusta

Déjanos tu comentario acerca del post! Gracias!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s